Saltar al contenido

Progresiones de Acordes Para Guitarra

¿Te gustaría componer tus propias canciones y melodías? Pues estás de enhorabuena, porque voy a explicarte las progresiones de acordes comunes y más famosas que existen.

Desde el Rock al Jazz pasando por el pop o el hip hop, las progresiones de acordes o armónicas son fundamentales para poder definir una secuencia con sentido y agradable al oído.

Existen tantas progresiones de acordes como quieras encontrar: de jazz, de country, de blues, de Rock and Roll. Incluso en el reggaeton encontramos progresiones de acordes.

Y es que, si queremos componer y crear canciones no nos queda más remedio que seguir una progresión armónica.

¿No sabes de lo que hablo? No te preocupes, si justo acabas de comenzar a aprender a tocar la guitarra esta lección te va a venir de perlas, ya que vamos a ir juntos paso a paso viendo este sencillo concepto.

¿Qué son las Progresiones de Acordes?

👉Las progresiones de acordes no son más que una serie de dos o más acordes que utilizamos y que se repiten en una composición musical.

Cada uno de los acordes usados son representados con un número romano, dedicando las letras mayúsculas a representar acordes mayores y las minúsculas para representar los acordes menores.

Por ejemplo, si empiezas a tocar una canción en Do mayor, seguida de Sol mayor, La menor y Fa mayor estarás tocando la famosa progresión I – V – vi – IV.

En este caso:

  • Do sería I.
  • Sol sería V.
  • La menor sería vi.
  • Fa sería IV.

El porqué de que unos acordes sean mayores o menores en la progresión se debe a la armonización de la escala mayor, que tan importante es.

Además, y como puedes ver, dado que La es un acorde menor está representado con números romanos en minúsculas.

¿Para qué sirven las Progresiones de Acordes?

Como ya hemos dicho, las progresiones de acordes no son más que una secuencia de acordes, unos detrás de otros, que se repiten a lo largo de una canción.

✏️ Por lo tanto, para crear cualquier composición musical necesitamos dibujar una secuencia de acordes.

progresiones de acordes guitarra pdf

En otras palabras, desde las progresión armónicas más alegres a las más melancólicas, todas están basadas en una secuencia que se repite (aunque hay partes como el estribillo o el puente, en el que se pueden hacer ciertas modulaciones o cambios en la estructura).

Pero no te preocupes, si eres principiante o estás aprendiendo a tocar la guitarra desde cero, vamos a ver juntos y paso a paso las progresiones de acordes más comunes, famosas y fáciles, para que tu mismo puedas hacer tus propias composiciones de rock, blues, pop, jazz.. ¡las que quieras!

Progresión de Acordes I – V

Esta es la progresión de acordes más fácil que encontrarás: la tónica y su dominante.

Sin secretos ni misterios, estamos tan acostumbrados a la cadencia I – V, que cualquier composición que creemos sonará bien siguiendo este patrón.

Ejemplo de ello, y siendo una de las mejores canciones para aprender a tocar la guitarra, es Achy Breaky Heart de Billy Ray Cirus, padre de Miley Cirus.

Este single country con tonalidad en Sol y acorde dominante Mi, es un claro ejemplo que representa a la perfección el tipo de progresión de acordes más fáciles que podemos encontrar.

Por cierto, y como curiosidad, esta canción llegó a España de la mano de Coyote Dax con su No Rompas Más Mi Pobre Corazón.

Estupendo, pues ahora te toca a ti. Coge tu guitarra y prueba cambios de acordes con un ritmo que te parezca interesante para probar esta progresión armónica.

Para hacerte esta tarea más fácil te dejo abajo esta tabla de progresiones de acordes para que puedas ver todas las posibilidades que tienes con la secuencia I – V.

Tabla de quintas

Y, por cierto, si el ejemplo Achy Breaky Heart te parece demasiado antiguo y no te convence, te propongo el hit Moves Like Jagger de Maroon Five.

Esta canción en su versión más simplificada sigue la progresión I – V en tonalidad de Mi menor, o lo que es lo mismo, Em – Bm.

¡Tócala con acordes de séptima para hacerla más interesante!

Progresión de Acordes I – IV – V

Si la progresión de acordes I – V se te queda pequeña métele el acorde subdominante y dale un nuevo toque.

¡Que vamos a decir de la progresión I IV V que probablemente ya no sepas! Para muchos, una de las mejores progresiones de acordes.

Desde el blues de 12 compases al rock, esta progresión de acordes ha sido un sinónimo de éxito musical.

¿Te acuerdas de la famosa canción Johnny B Goode de Chuck Berry? Pues este es un claro ejemplo de progresión I IV V.

Con tonalidad en Si bemol, los acordes que forman este clásico del rock son:

  • Si bemol (acorde I).
  • Mi bemol (acorde IV).
  • Fa (acorde V).

Chuck Berry nos enseñó con este tema cómo componer progresiones acordes sencillas pero con gran calidad. Al fin y al cabo, esta canción no es más que una vuelta de blues con un gran ritmo y las manos de un genio.

🔥 ¡Todavía vibro cada vez que veo a Marty Mcfly tocarla en Regreso al Futuro!

Para que puedas practicar tu mismo los cambios de acordes que sigue esta progresión, te dejo abajo la siguiente tabla de ruedas de acordes:

Progresiones de acordes I IV V

Progresión de Acordes I – V – vi – IV

Podemos seguir metiendo acordes para darle más profundidad a nuestra composición y llegar a la progresión I – V – vi – IV.

La verdad es que sobre esta progresión armónica podría escribir un artículo (de hecho, lo tengo escrito y arriba referenciado). Y es que, ésta es una de las progresiones de acordes más interesantes y que más influencia ha tenido en la música.

La progresión I – V – vi – IV es muy famosa y es de las que más escuchamos en el día a día ¡y sin darnos cuenta!

Existen dos posibilidades principales de tocarla dependiendo de:

  • Si buscamos una progresión de acordes más alegre (I – V – vi – IV)
  • O progresiones de acordes oscuras (IV – I –V – vi).

Esta secuencia armónica es tan sumamente utilizada que podemos encontrarla literalmente en cualquier estilo que busquemos.

Y es que, esta combinación de acordes es tan agradecida que puede modificarse tanto como nos plazca. Podemos alterar la secuencia de acordes como queramos o incluso tocarla en tonalidades menores y aún así suena bien.

Es más, para convencerte de que esta progresión de acordes es tan sumamente utilizada vamos a ver ejemplos de ella en estilos musicales totalmente diferentes:

Progresión de Acordes de Rock Alternativo

21 Guns de Green Day (vi – IV – Iv – V, con tonalidad en Re menor).

Progresión de Acordes Punk

Feeling this de Blink 182 (I – V – vi – IV, con tonalidad en Mi mayor).

Progresión de Acordes Rock – Pop

Let It Be de The Beatles (I – V – vi – IV, con tonalidad en Do mayor).

Progresión de Acordes R&B

No one de Alicia Keys (I – V – vi – IV, con tonalidad en Mi mayor).

Progresión de Acordes Pop

Alejandro de Lady Gaga (IV –I – V – vi, con tonalidad en Si menor).

Progresión de Acordes Dance – Pop

Stronger de Kelly Clarkson (vi – IV – I – V, con tonalidad en La menor).

Progresión de Acordes Hip Hop

Not Afraid de Eminem (vi – IV – I – V, con tonalidad en Do menor).

Progresión de Acordes Reggeaton

El Famosos Despacito de Luis Fonsi (vi – IV – I – V, con tonalidad en Si menor).

👉 Te lo resumo: infinitos ejemplos puedes encontrar con la progresión I – V – vi – IV.

Y para que tu mismo puedas componer tus propias melodías con esta estructura te dejo la siguiente tabla de progresiones de acordes:

Progresión armónica de acordes I V vi IV

Progresión de los años 50

Este tipo de progresión llamada ’50s progression en inglés es realmente una modificación de la anterior, pero ha sido tan ampliamente utilizada que merece mención aparte.

Siguiendo la secuencia I – vi – IV – V, cuenta la leyenda que fue Richard Rodgers la primera persona en utilizar esta progresión de la mano de la canción Blue Moon.

Desde entonces, grupos como de Everly Brothers y su All I Have To Do Is Dream, los Rolling Stones con su Hang Fire o los Beatles con Octopu’s Garden han sido fieles a este estilo.

Además, y como puedes ver en los ejemplos de arriba, aunque esta progresión de acordes se llama 50′ progression ha sido muy utilizada a lo largo de la historia musical.

🤷 Tanto es así que el famosos Baby de Justin Bieber se basa en ella.

Puedes encontrar más ejemplos en este fabuloso artículo de wikipedia.

Progresión de los Círculos Armónicos

Una progresión muy común y ampliamente extendida son los famosos círculos de guitarra, también llamados círculos armónicos.

Esta rueda de acordes sigue la secuencia:

 I – vi – ii – V

O en su versión con acordes de séptima:

I – vi – ii – V7

Por lo tanto, si queremos tocar una composición de este estilo en la tonalidad de Do usaríamos los acordes:

Do – Lam – Rem – Sol7

El secreto de los círculos armónicos está en el juego de quintas.

Como puedes ver en el ejemplo de abajo con tonalidad de Mi menor, lo que hacemos es ir saltando de quinta en quinta con cada cambio de acorde:

progresión en círculo de quintas

Esta progresión es tan extendida que le he dedicado un artículo aparte en el que explico su origen y todos los ejemplos posibles para todas las tonalidades.

Por si quieres echarle un ojo, aquí tienes el artículo que explica los círculos de guitarra en detalle.

Progresión de Acordes I V vi iii IV

Una vez nos hemos familiarizado con la progresión I – V – vi – IV podemos darle una vuelta más de tuerca y pasar a la I – V – vi – iii – IV.

Esta progresión de acordes épica está presente en muchos estilos que van desde el country al pop y se caracteriza por su gran sentimiento transmitido.

Un ejemplo de ello es la canción Can’t Help Falling in Love de Elvis Presley. En tonalidad de Do, si aplicamos el esquema I – V – vi – iii – IV tenemos que:

  • Do sería I.
  • Sol sería V.
  • La menor sería vi.
  • Mi menor sería iii.
  • Fa sería IV.

Gracias a esta hermosa canción podemos comprobar no solo el sentimiento transmitido, sino también que una progresión de acordes con arpegios puede sonar maravillosamente.

Progresión de Acordes Estilo Jazz ii – V – I

Y ya para terminar vamos a ver una progresión armónica muy utilizada en el Jazz

Y es que, el jazz es ese estilo musical tan abandonado por muchos guitarristas, pero que tanto sentimiento puede transmitir y que tanto invita a la improvisación.

Dado el grado dificultad que este estilo tiene (pues hay que conocer bastante teoría musical) entiendo que aquellos que están aprendiendo a tocar la guitarra desde cero no lo practiquen.

😀 Pero si ya consideras que eres un guitarrista intermedio, y dominas otros estilos, como el blues, puedes dar ese paso que tanto cuesta y comenzar a ver, aunque sea por encima, el estilo jazz en la guitarra.

De ser así, te comento una frase que te facilitaría mucho el aprendizaje de este estilo:

ii – V – I

Así es, esta progresión de acordes es tan utilizada en el jazz que merece la pena ser estudiada cuando nos iniciamos en este estilo.

De entrada, vamos a ver de donde viene esta progresión y vamos a partir de nuestro amado Blues, con su secuencia:

I – IV – V

Y que por ejemplo para la tonalidad de Do sería:

Do (I) – Fa (IV) – Sol (V)

Pues bien, si tomamos a Fa como tonalidad de la progresión nos quedaría:

Fa (I) – Sol (II) – Do (V)

Y si recordamos que en la armonización de la escala mayor el segundo acorde es menor, en este caso Sol, obtendríamos que:

Fa (I) – Solm (ii) – Do (V)

😱 ¡Anda! pero si son los acordes de la progresión ii – V – I.

No te preocupes si en algún punto te has perdido, lo que me interesa es que conozcas que existe este estilo y que se utiliza mucho en el Jazz. Si comprendes de donde viene mejor, pero si no, no te preocupes.

Estupendo, pues ya que estamos con esta famosa progresión armónica vamos a jugar un poco con ella.

Si por ejemplo queremos componer una progresión de acordes de Jazz en La sólo tenemos que buscar sus tres acordes y listo. 

ii – V – I ➜ Sim (Bm) – Mi (E) – La (A)  

Fácil, ¿no? pues vamos a complicarlo un poco.

Imagínate que queremos componer una progresión ahora en tonalidad menor, ¿qué hacemos?

😉 Pues te comento un truco para no profundizar mucho más en la teoría musical.

Simplemente el acorde primero pasaría a ser menor, el segundo disminuido y el quinto seguiría siendo mayor para cumplir la función dominante.

Por lo tanto, tendríamos la fórmula:

iiº – V – i

Por lo que para el ejemplo de La quedaría:

iiº – V – I ➜ Siº (Bº) – Mi (E) – Lam (Am)

Y ya para terminar vamos a ver ahora, como quedaría esta progresión de acordes con mis amados acordes de séptima, y que tan importantes son el Jazz:

Tonalidad mayor

Fórmula: ii7 – V7 – Imaj7

Ejemplo:  Sim7 (Bm7)  – Mi7 (E7) – Lamaj7 (Amaj7)

Quizá te preguntes por qué si la tonalidad es La su acorde es de séptima mayor. No quiero entrar en mucho más detalle, ya crearé un post dedicado a este asunto si me lo pedís.

Pero lo que sí te diré es que la razón viene en cierto modo incluida en la explicación que te comenté al inicio de este apartado.

No obstante, ahora mismo me es más interesante que conozcas la progresión y que se sepas que si hablamos de Jazz a los acordes de séptima mayor los llamamos acordes delta y los representamos con el símbolo Δ.

Por lo que la progresión quedaría:

ii7 – V7 – IΔ

Tonalidad menor

Fórmula: IIm7♭5 – V7 – Im7

Ejemplo:  Sim7♭5 (Bm7♭5)  – Mi7 (E7) – Lam7 (Am7)

Por lo tanto, en este caso La pasa a ser un acorde de séptima menor, mientras que Si es un acorde semidisminuido.

Consejos para Componer con Progresión de Acordes

Para crear tus propias composiciones debes seguir sólo 3 pasos:

  1. Elegir la progresión de acordes a seguir.
  2. Elegir la tonalidad.
  3. Seguir la progresión con el ritmo que te venga al cuerpo en ese momento.

No obstante, esto es demasiado mecánico, ¿Dónde está el alma y la inspiración?

Entiéndeme, como «profesor» me siento en la obligación de darte esos 3 pasos básicos sobre cómo componer con progresiones de acordes. Pero dicho esto apunta estos consejos:

Localiza siempre el acorde subdominante y dominante de cada tonalidad

Tampoco te pido que te los aprendas de memoria al igual que te aprendiste la lista de verbos irregulares en inglés (begin – began – begun) pero sí que te familiarices con ellos.

Al fin y al cabo, piensa que los acordes I, IV y V aparecerán en casi cualquier rueda de acordes.

No tengas miedo a salirte de la norma

Imagínate que estás tocando una canción con la famosa secuencia armónica I – IV – V, y de repente te da por meter un acorde que en teoría no viene a cuento.

¡Pues mételo! , ¡juega con ello! rompe las reglas. ¿No te has dado cuenta que hay veces que analizas canciones y ves que hay acordes que no sabes por qué están ahí pero suenan bien? Pues fíate de tu instinto y no tengas miedo a meterlos.

Fíjate en el temazo de Don’t Look Back in Anger de Oasis. En teoría la progresión debería ser I V vi iii IV, pero Mi, que es el tercer acorde no sólo es mayor sino que además es de séptima. ¡Y queda de lujo!

Hace tiempo escuche que la música es arte y como tal se puede crear siguiendo las normas o rompiéndolas.

Así que no tengas miedo de explorar y salir de lo común.

Y hasta aquí, el artículo sobre progresiones de acorde en la guitarra. Como habrás visto, hemos empezado desde lo más sencillo hasta llegar a un punto de dificultad considerable.

No te preocupes, si no llegas a comprender todos, especialmente la progresión de acordes de Jazz, la idea es explicarte las progresiones más famosas y que seas tú quien ponga el límite.

Ya verás que poco a poco esa barrera la irás empujando y acabarás por dominar cada una de ellas.

Sergio JC
Últimas entradas de Sergio JC (ver todo)

¿Quieres Mejorar con tu Guitarra?

Suscríbete a mi Newsletter y recibe contenido semanal GRATIS

Invalid email address
Configuración