Saltar al contenido

Robert Johnson: Biografía y muerte del Cross Road blues

robert johnson leyenda
  • Nombre: Robert Leroy Johnson
  • Nacimiento: 16 de Agosto de 1911 en Hazlehurst (Mississippi, E.E.U.U.).
  • Muerte: 8 de Mayo de 1938 en Greenwood (Mississippi, E.E.U.U.).
  • Guitarras: Acústica Gibson L-1.
  • Estilos: Blues (Delta Blues).

Robert Johnson es uno de los mejores guitarristas de blues de la historia y el protagonista de una de las leyendas más interesantes de la música. Pues se cree que alcanzó un nivel extraordinario de técnica, composición y canto al vender supuestamente su alma al diablo.

Creador de grandes canciones que han quedado como estándares de blues y famoso por llevar el patrón de Boogie del piano a la guitarra, Johnson ha dejado un importante legado conocido realmente por pocos, pero que guitarristas como Eric Clapton, Keith Richards o Johnny Winter no han dudado en reconocer.

Si quieres conocer su biografía, leyenda musical y ese fatídico pacto con el diablo que supuestamente le acabó llevando a la muerte, no te pierdas este artículo y descubre esta interesante historia.

¿Quién fue Robert Johnson?

Robert Johnson fue un habilidoso cantante, compositor y guitarrista que produjo algunas de las mejores canciones del Blues, destacando principalmente en el estilo Delta Blues.

robert johnson muerte

No obstante, existe una leyenda que indica que tal nivel de maestría alcanzada por Johnson en tan poco tiempo se debe a un pacto que hizo con el diablo y al cual le entregó a cambio su alma para la eternidad.

Verdad o no, lo cierto es que su muerte está llena de misterio y falta de precisión, ya que falleció en circunstancias aún no confirmadas.

De igual forma, y como grandes figuras del blues local han reconocido, el virtuosismo y técnica que consiguió Johnson en menos de un año no puede explicarse de otra forma que no sea por brujería.

Y es que, tal fue el nivel alcanzado por el músico de Mississippi que la revista Rolling Stone no dudó en situarlo inicialmente en el puesto 5 de los mejores guitarristas de todos los tiempos.

Infancia

Como gran bluesman que fue, Robert Leroy Johnson nació en Mississippi (más en concreto Hazlehurst) bajo el nombre de Robert Spencer y aunque la fecha no se sabe con certeza, se cree que fue el día 8 de Mayo de 1911. Fruto del romance entre Major Dodds y Noah Johnson, Robert pasó sus primeros años junto a su madre y el marido de ésta, quien era un fabricante de muebles de gran reputación.

Al poco tiempo de vida, Robert tuvo que dejar Hazlehurst y mudarse junto a su madre debido a los problemas racistas que sufría la gente de color. Tras varios movimientos, finalmente el joven niño de Mississippi acabó viviendo en Memphis, junto al marido de su madre, y de quien pensaba que era su hijo biológico.

A diferencia de otros niños de la época, el todavía llamado Robert Spencer recibió durante su infancia una buena educación académica, tomando clases de matemáticas, lectura, geografía y, por supuesto, música. Pues fue en Memphis donde descubrió la grandeza de la música popular y el blues.

Poco antes de cumplir los 10 años, Robert volvió a juntarse con su madre para vivir con ella y su segundo marido (Dusty Willis) en una plantación de Arkansas y, tras ello, en Robinsonville (Mississippi). Durante esta época fue cuando su madre le contó la verdad sobre su padre biológico, quien decidió entonces tomar el apellido de éste y pasar a llamarse Robert Johnson.

Adolescencia

En 1929 Robert Johnson contrajo matrimonio con Virginia Travis, una joven de 16 años que acabó muriendo al año siguiente durante el parto de su hijo. Dicha muerte también está envuelta en cierta leyenda, pues los familiares de Virginia creen que el fallecimiento de la joven se debe a un castigo divino porque Johnson se había dado a la mala vida por su devoción a la música y la fiesta.

Tras la muerte de su amada, Robert dejó su hogar para mudarse a Martinsville, cerca de su lugar de nacimiento y donde se especula que fue a conocer a su padre biológico. Si bien no se sabe si llegó a conocerlo, a quién si tuvo la suerte de encontrarse fue a Isaiah «Ike» Zimmerman (también llamado Zinnerman), un talentoso guitarrista de blues de quien decían que aprendió a tocar la guitarra sentado en las lápidas de los cementerios cada noche.

Con Zimmerman como profesor, Robert se entregó a la guitarra y mejoró su técnica hasta alcanzar un nivel digno de leyenda del blues. Tras ello y siendo un guitarrista mucho más completo, Johnson volvió a Robinsonville, sorprendiendo a propios y extraños por la grandiosa destreza que había alcanzado con el instrumento de 6 cuerdas.

Y cuando digo que impactó a todos incluyo a figuras reputadas del blues local, como Willie Brown, Charley Patton o Son House, que le habían visto tocar anteriormente y que quedaron atónitos por la grandiosidad conseguida en apenas un año.

Son House comentó en su momento lo siguiente:

Solíamos tocar en los bailes de los sábados por la noche y por allí andaba un niño pequeño. Era Robert Johnson. Por aquél entonces tocaba una armónica, y era bastante bueno en eso, pero quería tocar una guitarra. Se sentaba a nuestros pies y tocaba durante los descansos sacando un sonido espantoso que nunca se había oído.

We’d all play for the Saturday night balls, and there’d be this little boy hanging around. That was Robert Johnson. He blew a harmonica then, and he was pretty good at that, but he wanted to play a guitar. He’d sit at our feet and play during the breaks and such another racket you’d never heard.

Alcanzar un nivel tan alto en tan poco tiempo era difícil de creer y fue así como poco a poco empezó a surgir la leyenda de que el guitarrista Robert Johnson había hecho un pacto con el diablo para conseguir un nivel inalcanzable por los mortales como guitarrista, cantante y compositor.

Poco antes, durante su tiempo en Martinsville, Robert tuvo un hijo con una mujer y se casó con otras. No obstante, dejó todo ello atrás y se lanzó a la vida como músico de blues ambulante, moviéndose principalmente por las zonas de Memphis y Helena.

En Helena (Arkansas) conoció a guitarristas como Robert Nighthawk, Elmore James o Howlin’ Wolf, con los que pudo tocar y dejar huella del virtuosismo que desplegaba con su guitarra.

Y en Jackson, Mississippi, Johnson grabó durante el año 1936 varios de sus primeros grandes éxitos en la habitación de un hotel. Entre ellas, se encontraban las canciones de «Sweet Home Chicago», «I Believe I’ll Dust My Broom» o «Cross Road Blues», las cual acabarían convirtiéndose en auténticos estándares de blues.

🎸Mayor éxito en vida

La primera canción en salir al mercado se llamó «Terraplane Blues», la cual se convirtió en su mayor éxito comercial y llegó a vender más de 10.000 copias.

Tras ello, Johnson viajó a Texas donde grabó en Dallas la otra gran parte de las canciones que forman su corta discografía. Curiosamente, de cada canción Robert grabó 2 tomas, por lo que a día de hoy podemos escuchar 2 interpretaciones diferentes realizadas por el guitarrista de cada canción.

No obstante, dichas sesiones de grabación Robert las combinaba con la fiesta y el alcohol, pues durante esta época su devoción principal era la música, las mujeres y el whisky, mezclándolos con frecuencia. Siempre que iba a una ciudad nueva, Johnson no tenía problema en tocar en la calle a cambio de propinas y si podía, se intentaba hospedar en casa de familiares.

Fue así como acabó conociendo a Estella Coleman, madre del músico Robert Lockwood, Jr. y quien tuvo la suerte de recibir clases de guitarra en primera persona del mismo Robert Johnson.

🎸 ¿El precio de pactar con el diablo?

Aunque el guitarrista Robert Johnson gozaba de una fama cada vez mayor lo cierto es que en su día a día era atormentado por intensos dolores y una angustia mental que le atacan incluso en forma de pesadillas recurrentes.

Muchos apuntan que estos duros achaques se deben al fatídico pacto que hizo con Santanas.

De igual forma, durante esta época, Johnson se juntó en varias ocasiones con Johnny Shines, un aclamado delta bluesman que dominaba la técnica del slide como pocos y que describió a Robert Johson como:

Robert era una persona muy amigable, aunque a veces era malhumorado. Y estuve cerca de Robert durante bastante tiempo. Una noche desapareció. Era un tipo peculiar. Robert se quedaba tocando en algún sitio, tocando como si nada. En esa época, era un placer y un trabajo duro con él. Y el dinero venía de todas partes. Pero Robert simplemente recogía y se iba y te dejaba allí tocando. Y no volverías a ver a Robert en dos o tres semanas. … Así que Robert y yo, empezamos a viajar. Yo, de hecho, iba de acompañante.

Robert was a very friendly person, even though he was sulky at times, you know. And I hung around Robert for quite a while. One evening he disappeared. He was kind of a peculiar fellow. Robert’d be standing up playing some place, playing like nobody’s business. At about that time it was a hustle with him as well as a pleasure. And money’d be coming from all directions. But Robert’d just pick up and walk off and leave you standing there playing. And you wouldn’t see Robert no more maybe in two or three weeks. … So Robert and I, we began journeying off. I was just, matter of fact, tagging along

Durante sus últimos años de vida, Johnson también viajó a ciudades más lejanas como Chicago, San Luis, Detroit y Nueva York. Finalmente, la figura de Robert desapareció de las clásicas ciudades que visitaba con frecuencia y pasado el tiempo se descubrió que había muerto en extrañas circunstancias.

Muerte del Robert Johson

Johnson murió a la temprana edad de 27 años, el 16 de agosto de 1938, cerca de Greenwood, Mississippi, por causas que a día de hoy todavía se desconocen. Y es que, su muerte no fue notificada de forma oficial, sino que el músico simplemente desapareció un día y nunca más fue visto.

Fue la musicóloga Gayle Dean Wardlow quien encontró su certificado de defunción cuando investigaba la biografía de dicho músico. No obstante, en ella solo aparecía la fecha y lugar, pero no la causa.

Dicha muerte en extrañas y desconocidas circunstancias han alimentado aún más la leyenda de Robert Johnson y su pacto con el diablo. En cualquier caso, todo apunta a que murió envenenado al beber una botella de Whisky manipulada por el marido de una mujer con la que había estado flirteando (otras fuentes apuntan a que fue la propia mujer quien lo envenenó).

Así pues, es como se cree que murió el todavía joven Johnson. Y de una forma muy cruel, ciertamente, porque se cree que sufrió de un fuerte dolor abdominal que le provocó constantes hemorragias y vómitos hasta el fallecimiento.

De igual forma, aquellos que supuestamente estuvieron presentes durante sus ultimas horas de agonía juran que le vieron echando espuma por la boca y arrastrándose a cuatro patas como un perro rabioso. Además, muchos claman que sus últimas palabras fueron «Ruego que mi redentor venga y me saque de mi tumba» (I pray that my redeemer will come and take me from my grave).

Si bien no se conoce cual fue concretamente el veneno empleado, lo más probable es que fuera estrintina (como comenta Tom Graves en el libro The Life and Afterlife of Blues Legend Robert) o naftalina (como se escribe en su libro biográfico cuyo nombre es Up Jumped the Devil).

Es más, el musicólogo Robert Mack MacCormick ha comentado haber conocido al asesino de Robert Johnson y haber obtenido su confesión, aunque nunca quiso desvelar su nombre.

Tumba

En lo que a su tumba se refiere, tampoco se conoce el lugar en el que pueda descansar el gran maestro de blues. A día de hoy existen 3 lugares en Greenwood en los que se especula que puedan encontrarse sus restos y donde pueden encontrarse recuerdos a dicho guitarrista:

  • Cementerio de la Iglesia Bautista Misionera de Mount Zion: donde se encuentra un obelisco con todas las canciones de Robert Johson.
  • Cementerio de Payne Chapel, cerca de Quito, Mississippi: donde podemos ver una pequeña placa con el epitafio «Resting in the Blues».
  • Cementerio de la iglesia Little Zion, al norte de Greenwood: donde se colocó una marca con el nombre del guitarrista.

Pacto con el diablo en el cruce de caminos

Cuando Johnson todavía era joven adolescente que vivió en una plantación en Mississippi tenía cierta habilidad tocando la armónica pero sufría para tocar correctamente la guitarra. Tal dificultad suponía una enorme frustración para un joven cuya verdadera vocación era la de convertirse en un gran guitarrista de blues.

Así fue como, de acuerdo a la leyenda, Johnson fue con su guitarra a una intercesión (crossroad) en mitad de la noche donde se encontró con el mismísimo diablo. Éste, que presentaba la forma de un hombre grande y negro, tomó la guitarra de Johnson y allí la afinó y tocó un par de canciones con ella. Tras ello, se la entregó de nuevo al muchacho, aportándole también todo el conocimiento y técnica para alcanzar el éxito en el mundo del blues.

Por difícil que sea creer, esta leyenda ha sido reforzada por el guitarrista Son House, quien conoció Robert siendo un mal guitarrista y que quedó sorprendido al ver la grandiosa maestría que había alcanzado con el instrumento en tan poco tiempo.

Otra variante de esta oscura leyenda que parece más precisa (dentro de lo que cabe) sitúa el encuentro no en el famoso cruce de caminos sino en un cementerio ya que allí era donde Ike Zimmerman, músico y profesor de Robert, Johnson iba a inspirarse de noche.

Entonces ¿Dónde dices que queda esa intersección (encrucijada o Crossroads)?

Si alguien sabe donde queda ese cruce de caminos que me lo diga que voy corriendo guitarra en mano.

Y es que, realmente no se sabe con exactitud donde fue la famosa intersección en la que Robert Johnson vendió su alma al diablo. Mucho especulan que el lugar se encuentra en Dockery, Hazlehurst o Beauregard. No obstante, otros musicólogos no dudan de ubicarla en Clarksdale, Memphis.

Robert Johnson como guitarrista

Robert Johnson es un guitarrista injustamente encasillado en el Delta blues, ya que realmente cubre un espectro musical mucho más amplio que incluye todo el blues e incluso sale de él para introducirse en el mundo del jazz.

Y es que, basta con empezar a analizar su discografía para encontrar que su primera canción grabada «Kind Hearted Woman Blues» estaba llena de arreglos musicales muchos más complejos y que lo asemejan más bien al famoso Chicago Blues que al Delta.

Lo que nadie duda es en considerar a Robert Johnson como uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos. Pues el dominio que tenía con dicho instrumento realmente está al alcance de muy pocos, haciendo sonar una guitarra como si fueran 2, tocando la base rítmica y adornándola al mismo tiempo con complejas figuras que requerirían una gran técnica, incluso para alguien que se dedicara en exclusiva a ellas.

La destreza de Johnson era tal, que podía llevar rápidas bases de piano, como el patrón de boogie, y ejecutarlas con gran maestría sobre las cuerdas de la guitarra.

Por contra, y en sus actuaciones en directo, Robert dejaba de lado las complejas composiciones y prefería centrarse principalmente en complacer a su publico. Para ello, no tenía problema en salirse de su amado blues e interpretar canciones más populares o saltar al estilo country.

Una voz endiablada

De igual forma, su destreza musical iba más allá de la guitarra y la armónica, pues el dominio que tenía con su voz era muy preciso, pudiendo registrar una amplia gama de tonos en pocas líneas para transmitir una emoción y sentimiento muy profundo.

Tales cualidades le hicieron ganarse el posterior apodo de «King of the Delta Blues Singers» (rey de los cantantes del blues delta), pues como dijo Eric Clapton:

[Eric Johnson es] el grito más poderoso que creo que se puede encontrar en la voz humana.[Eric Johnson is] the most powerful cry that I think you can find in the human voice»

Legado musical

Robert Johnson siempre estará presenta en la música ya que muchas de sus canciones han sido tomadas como estándares de blues y sobre ellas, se han creado nuevas composiciones que realmente tienen su base en éxitos como Sweet Home Chicago, Dust My Broom o Crossroads.

De igual forma, el patrón de boogie que Johnson llevó a la guitarra fue tomado posteriormente por Chuck Berry para componer grandes éxitos como Johnny B. Goode o Roll Over Beethoven.

Como dato anecdótico, la complejidad musical de Robert y su enorme capacidad para tocar las 2 partes de la guitarra (rítmica y solista) provocó que Keith Richard preguntará por el segundo guitarrista al escuchas por primera vez al genio de Mississippi. Cuando le contaron que ambas partes venían del mismo músico quede petrificado y cayo enamorado del guitarristas.

Realmente podría hacer un artículo solo nombrando a los guitarristas que han declarado su admiración (Robert Plant, Johnny Winter, Bob Dylan, etc.). No obstante, el que mejor ejemplifica el impacto que ha tenido Robert Johnson en el blues y la guitarra es Eric Clapton, quien dijo:

Robert Johson es para el músico de blues más importante que ha existido.

Robert Johnson to me is the most important blues musician who ever lived

De hecho, en 2004 Clapton rindió tributo al genio del blues grabando el álbum Me and Mr. Johnson.

Premios y Reconocimientos

  • 1980: Blues Hall of Fame.
  • 1986: Rock and Roll Hall of Fame.
  • 1991 Grammy al álbum The Complete Recordings.
  • 1998: Grammy Hall of Fame a la canción Cross Road Blues.
  • 2014: Grammy Hall of Fame a la canción Sweet Home Chicago.

De igual forma, las canciones de «Sweet Home Chicago», «Cross Road Blues», «Hellhound on My Trail», «Love in Vain» fueron incluidas en 2005 en el listado «500 Songs That Shaped Rock and Roll» del Rock and Roll Hall of Fame.

Además Robert Johnson fue posicionado en 2003 en el puesto número 5 de la lista de mejores guitarritas de todos los tiempos de la revista Rolling Stone aunque luego bajo incompresiblemente al puesto 71 en la edición de 2015.

Lista de canciones de Robert Johnson

Johnson grabó 29 canciones entre los años 1936 y 37 para la American Record Corporation, que publicó 11 discos de en su sello Vocalion durante la vida de Johnson, y otro más después de su muerte.

Si bien no es fácil escoger las mejores canciones de Robert Johnson, por la subjetividad que hay en ello, lo que si te puedo nombrar son aquellas que han tenido una mayor repercusión musical.

  • Me and the Devil Blues.
  • Hellhound on My Trail.
  • Sweet Home Chicago.
  • I Believe I’ll Dust My Broom.
  • Ramblin’ on My Mind.
  • Come On in My Kitchen.
  • Love in Vain.

Esta última inspiró a Jimi Hendrix para componer el éxito Red House.

Por otro lado, si nos ceñimos a la repercusión mediática en vida, debemos escoger «Terraplane Blues» como el single de mayor repercusión de Robert Johnson.

En total, sus 29 canciones son:

  • Kind Hearted Woman Blues.
  • I Believe I’ll Dust My Broom.
  • Sweet Home Chicago.
  • Ramblin’ on My Mind.
  • When You Got a Good Friend.
  • Come On in My Kitchen.
  • Terraplane Blues.
  • Phonograph Blues.
  • 32-20 Blues.
  • They’re Red Hot.
  • Dead Shrimp Blues.
  • Cross Road Blues.
  • Walkin’ Blues.
  • Last Fair Deal Gone Down.
  • Preaching Blues (Up Jumped the Devil).
  • If I Had Possession Over Judgment Day.
  • Stones in My Passway.
  • I’m a Steady Rollin’ Man.
  • From Four Till Late.
  • Hellhound on My Trail.
  • ittle Queen of Spades.
  • Malted Milk.
  • Drunken Hearted Man.
  • Me and the Devil Blues.
  • Stop Breakin’ Down Blues.
  • Traveling Riverside Blues.
  • Honeymoon Blues.
  • Love in Vain.
  • Milkcow’s Calf Blues.

Álbumes

La discográfica Columbia Records publicó en 1961 el álbum King of the Delta Blues Singers, el cual consiste en una recopilación de las canciones grabadas por Robert Johnson entre los años 36 y 37.

Rebajas
The Centennial Collection [2 CD]
  • The Complete Recordings (The Centennial Collection) by Sony Legacy (2011-04-26)
  • Robert Johnson- Complete Recordings
  • The Complete Recordings (The Centennial Collection) by Robert Johnson (2011-04-26)

En la década de los 70 se publicó un segundo volumen, que recogía algunas de las tomas alternativas y que permitió escuchar a todo aquél que quisiera de primera mano aquellas versiones que sólo habían circulado en cintas y álbumes piratas.

Finalmente, en 1990, se editó una caja completa de dos CD con todo el material de Johnson que se conoce bajo el nombre de «Robert Johnson: The Complete Recordings en 1990» y que además contiene: las dos únicas fotografías conocidas del bluesman.

The Complete Collection [Vinilo]
  • Se envía en un embalaje certificado

Películas de Robert Johnson

Si quieres saber más sobre la figura del Robert Johnson existe un documental publicad en 2019 llamada «La encrucijada del diablo» dirigido por Brian Oakes en el que se analiza su biografía y obra (actualmente está en Netflix España).

Crossroads

Otra película inspirada en la leyenda de Robert Johnson es la de Crossroad, del año 1986. No obstante, esta no es una película biográfica sino que cuenta la historia de una joven músico (interpretado por Ralph Macchio) que inspirado por la leyenda del genio de Mississippi, logra conocer a un antiguo compañero suyo.

Crossroads [Reino Unido] [DVD]
  • Polish Release, cover may contain Polish text/markings. The disk has Spanish subtitles.
  • Ralph Macchio, Joe Seneca, Jami Gertz (Actors)
  • Walter Hill (Director) - Mark Carliner (Producer)